Más que dos

enero 13, 2010 at 10:30 pm (Sobre mí)

El día 24 de diciembre, vísperas de Navidad, mi gran constipado y yo nos fuimos a Madrid al acabar de currar. Iba a ser mi primera Navidad fuera de casa, sin mi familia cerca, pero con la familia política al lado.  Mi primera Nochebuena con mi árbol en su casa. La verdad es que fue muy bien, incluso tuvimos un Papá Noel propio y todo. Lo que más me emocionaba era estar con él, lo demás era un añadido.

Pasé ese fin de semana en su casa con los suyos y el domingo pusimos rumbo a mi casa. Me sentía como si estuviera de vacaciones porque iba el árbol conduciendo y yo de copiloto. Llegamos, dejamos las cosas en casa y nos fuimos a ver a mi familia.  No nos entretuvimos mucho porque había que preparar todo para el día siguiente, que yo tenía que trabajar.  Cenamos los dos  juntos, él recogió la mesa, vimos los dos juntos un rato la  televisión y yo me fui a la cama. Al poco llegó él. Yo aún no me había dormido.

Al día siguiente, sonó el despertador, me fui a la ducha, me preparé y cuando estuve lista fui a darle un beso antes de marcharme. Durante la mañana, le llamé como tres veces, para ver qué hacía, si estaba bien, si necesitaba algo…

Llegar a casa y encontrarte la mesa puesta, la comida hecha, y que te reciban con un beso, con un “¿Qué tal tu mañana guapa?”… Y luego comer acompañada, fregar, siesta o remoloneo, y todo ello con él. Y así día tras día hasta que llegó el  11 de enero. Tuvo que volver a Madrid, el curro y otros menesteres le reclamaban ya.

No te imaginas cómo te echo de menos. Y es que, como dice Benedetti, somos mucho más que dos.

Permalink 2 comentarios

Cambio de propósitos

enero 3, 2010 at 8:18 pm (Sobre mí, Un poco de todo)

No sé ni por donde empezar. Va a hacer un año desde mi última visita. 24 de enero de 2009. Demasiado tiempo. Siempre pienso en que tengo que actualizar, pero nunca lo hago. He perdido la costumbre, y bueno,  este año forma parte de los nuevos propósitos. De esos que por primera vez pienso cumplir.

Y la verdad es que de eso va este post, de los propósitos de nuevo año. Hace cuatro años, no demasiados, los propósitos de nuevo empezaban por los exámenes del primer cuatrimestre, seguían por hacer deporte, la eterna dieta… Pero ahora salvo el de la dieta y que ya he empezado hace varios meses a hacer deporte, los propósitos son bien distintos.

Para este 2010 que entra mis propósitos pasan por conservar el trabajo (aunque ésto no depende todo de mí), escribir en el blog asiduamente, y el más importante. Este año voy a empezar a vivir con mi novio. Si todo va bien, será al pasar el verano, y si no hay cambio de planes antes, viviremos en Cervera. Por el momento prefiero no decir mucho más, ante la posibilidad de gafarlo.  Prometo manteneros informados.

Permalink 1 comentario

Ranas y nenúfares

junio 24, 2008 at 4:08 pm (Sobre mí)

23 de Junio de 2008. 20:15 h aproximadamente. Estaba tan tranquila haciendo este video de la inundación a la puerta de mi casa para mandárselo a mi prima…. Planeaba en que también lo pondría en el blog, que si iba a mandar el enlace a no se quién… empezad viendo el vídeo…

Mientras grababa, pensaba en cómo estaría mi coche, pero vamos, no estaba muy nerviosa porque pensaba que cerraría bien y no le pasaría nada. Al fondo de la fotografía teneis mi coche, el agua ya había bajado algo, pero si os fijais llega a la mitad de las ruedas.

Para los que no lo conozcais, entre mi coche y la parte de abajo de la foto, hay una carretera de un carril y dos aceras tan grandes como la carretera.

Cuando el agua bajó y dejó de llover abrí el coche para comprobar que todo esta bien. Pero no. Estaba encharcada la parte de delante, la del asiento del conductor y la del asiento del copiloto. Hora y pico quitando agua y aún hoy sigue saliendo. Tengo una familia de ranas verdes croando debajo de los asientos y están empezando a brotar los primeros nenúfares. No soy una flipada porque vaya con las cuatro ventanillas bajadas y vaya yo sola en el coche con el aire a tope enchufando a los pies.

Mañana lo llevaré al concesionario. Ya os contaré.

Permalink 5 comentarios

Vacaciones en el mar

marzo 17, 2008 at 9:44 pm (Lugares, Sobre mí)

Hace diez días que he vuelto de vacaciones. En el curro me dejaban irme una semana, así que sin pensármelo demasiado me decidí a marchar una semana por ahí con el árbol. Y es que claro, como nos vemos muy poco yo tenía unas ganas locas de pasar tiempo con él. Así que nos pusimos a preparar el tema…

Punto uno. Decidir donde nos íbamos de vacaciones. Fácil, o Portugal o Gijón (por Gijón entendemos movernos por Asturias). Como soy una enamorada de la Costa Verde y no me apetecía mucho tener que esforzarme para que me entendieran y al árbol le daba un poco igual, decidimos irnos a ver a los asturianos.

Punto dos. ¿Qué hacemos estas vacaciones?. A todo aquel que piense que decidir es fácil, le hubiera cambiado el sitio. Mientras tratábamos de planear las vacaciones, la cosa fué a bronca por día. Yo tengo el concepto de vacaciones para descansar. El árbol no. Vamos a ver doscientos sitios, madrugamos para ir a no se qué sitio, vamos parando en todos los pueblos para ver todo lo que haya… La cosa en principio tenía fácil solución, la mitad de los días dencansamos y la otra mitad vamos a hacer turismo. Vale. Nos pusimos de acuerdo. O al menos eso creía yo…

Punto tres. Mi primer día de vacaciones empezó comiendo con la familia política. Mi gran estreno… Pufff, esto prefiero ni comentarlo… Porque no es que fuera mal, ni mucho menos, pero la primera vez es la primera vez…

Y nos fuimos de vacaciones. Vimos en cinco días León, Gijón, Avilés, el Cabo de Peñas, Cudillero, Luarca, Lastres, Ribadesella, el Mirador del Fito, Tazones, Cangas de Onís, El Santuario de Covadonga, Fuente Dé y Potes. Justo lo que yo quería, descansar. Os podeis imaginar que tal que el jueves yo estaba cansada y ya empezaba a notarme ligeramente malhumorada. El viernes no me aguantaba ni yo. ¿Cansada? No, reventada y viendo que a los dos días ya tenía que ir a trabajar y no había descansado nada, que era lo que quería.

Si todos los pueblos son muy bonitos, todos y cada uno de ellos tienen su encanto, pero son todos muy parecidos. No hay porqué pararse en todos los pueblos, y recorrerse todos los rincones ni subir a todos los miradores más altos de todos ellos, para ver el mar, el puerto y el paisaje desde arriba, desde abajo, desde la derecha y desde la izquierda.

En fin, aunque no lo parezca, disfruté de mis vacaciones y en la mejor de las compañías. Que el pobre tuvo una paciencia estoica conmigo que los dos últimos días ya no quería ver nada y protestaba por todo. Con lo asquerosísima e inaguantable que me puse y él siempre hablándome con la máxima dulzura. Es otro, y me manda a “freir espárragos” por decirlo de una manera fina. Reálmente es lo que me hubiera merecido…

 

Permalink 7 comentarios

Para todo lo demás…

febrero 22, 2008 at 9:59 pm (Música, Sobre mí)

Un portacedés para meterlo en la guantera y llevar allí toda mi música, seis euros. Unos zapatos cómodos para conducir los primeros kilometros con mi coche, unos cuarenta euros (bueno, éstos ya los tenía). Un bolígrafo para firmar la póliza del seguro, treinta céntimos (me quedé con el boli del que me hizo el seguro, pero fué sin darme cuenta…). Una botella de agua pequeña para vaciarla encima de la luna y ver si es verdad que los parabrisas se encienden solos, un euro.

Montarme en mi coche y descubrir que no soy nadie sin embrague y que tengo que aprender a conducir con este coche que lo hace todo solo y no tiene nada más que botones… no tiene precio.

Ya os iré contando.

¡¡Mi coche!!

Permalink 3 comentarios

Indefinida.

diciembre 13, 2007 at 11:13 pm (Sobre mí)

Hoy me han notificado que me quedo en mi curro. Mi contrato pasa de eventual a indefinido. Creo que aún no lo he asimilado… pero sólo es porque no he podido llorar de la emoción… Me ha tocado el gordo, el segundo y hasta la pedrea diez días antes..

¡¡¡Ciberchampán para todos!!!

20_champan_copas.jpg

Permalink 6 comentarios

Detalles

noviembre 14, 2007 at 12:53 am (Sobre mí)

Como muchos de vosotros sabeis, la semana pasada he estado de vacaciones. Y he estado en la gloria, porque de diez días que tenía, siete estuve en muy buena compañía… (De ahora en adelante lo llamaré “el árbol” y el porqué de ese nombre irá en otro post)

El viernes día 2, cuando salí de trabajar, me monté en tren hasta Madrid, que tardó casi cinco horas. Iba con mi ropa de curro, o mejor dicho, disfrazada de persona. El árbol lo sabía, y cuál fué mi sorpresa, cuando salgo del hall de Chamartín y le veo vestido de traje. La verdad es que me dió la risa, no sabía a que se debía, pero me encantó el detalle. Estaba mucho más que guapo, estaba radiante, y con esa sonrisa pícara y juguetona…

De camino a su casa, en el coche me decía que nos íbamos a ir a cenar por ahí y que iriamos primero a su casa a dejar mi maleta y a retocarme un poco el maquillaje. Así que llegamos a su casa y yo me fuí directa al baño, ya sabeis, “Chapa y Pintura” como dice la Kantabruja. Cuando terminé de empolvarme la nariz y demás menesteres, mi árbol me esperaba en la puerta de salida, pero me tapó los ojos y me llevó al salón. Dió la luz, y cuando me descubrió, ví una mesa preciosa para dos en medio de su salón. Música de ambiente para cenar unas deliciosas berenjenas rellenas, canapés, campiñones al ajillo, y entre otras cosillas, una botella de lambrusco y otra de peñascal, de las que no sobró casi nada.

El resultado de todo fue que me emocioné y lloré, en la que sin duda ha sido la cena más romántica de mi vida. Un gran detallazo, que me dejó más que boquiabierta. Y bueno, la verdad es que después de todo ésto y de los detalles que tiene conmigo me siento más que afortunada. Quizás a muchos os parezca una bobada lo que acabo de contar, pero a mí me ha hecho tan feliz, que tenía que contarlo.

Permalink 6 comentarios

Otro más…

julio 31, 2007 at 10:15 pm (Divagando, Sobre mí)

Hace unos días volví a cumplir años. Joé… qué mal suena… el caso, es que no tuve el movil conmigo más que un rato por la tarde por motivos de curro y luego me fuí a cenar con la familia a un pueblito encantador en el que no hay cobertura. El tema no es contaros el día entero, si no lo que pasaba por mi cabeza cuando ví a las siete de la tarde que tenía dieciocho llamadas perdidas, y mogollón de mensajes. Sonrisa de oreja a oreja claro… Cuando acabamos de cenar y mi móvil fue recuperando la cobertura, me empezaron a llegar mensajes… Y claro, su correspondiente sonrisa de oreja a oreja de nuevo.

El caso es que yo presumo de olvidarme muy pocas veces de los cumpleaños (por no decir casi ninguna) y estuve pensando sobre la importancia de una felicitación. A todos nos encanta que todo el mundo se acuerde de nuestros cumpleaños, al menos la gente que nos rodea, y además, no me pregunteis porqué, pero yo le doy especial importancia. Así que bueno, a los que no pudisteis hablar conmigo ese día pero lo intentasteis, que sepais que lo sé, que estuve muy muy liada, además era Santa Marta, la patrona de los camareros, un oficio que sigue siendo mío, al menos los fines de semana, así que lo celebré por partida doble.

Y ya que estoy, hablemos de regalos. Recibí el regalo más bonito y más original que he recibido nunca, de la persona que menos me lo esperaba. Alguien que me alegró el día, aunque estuviera llorando antes hora y pico de lo que consiguió emocionarme. También mil gracias a mi familia, que me regaló un bono de solarium… Así me ven ellos, pálida como la leche, ahora creo que me intentan convertir en cola cao… Aún así yo seguiré fiel a mis principios de esconderme del sol en verano, que ya no se lleva…

Permalink 2 comentarios

De vuelta

junio 26, 2007 at 4:39 pm (Divagando, Sobre mí)

Acabó el curso escolar y ahora toca lo complicado, volver a casa. En mi caso, vuelvo a casa no por un verano, si no por algún tiempo más porque me han hecho un contrato de trabajo por seis meses con opción de ampliación si la cosa va bien.

Y la verdad es que estoy muy contenta, es el trabajo que quiero, en la empresa que quiero y a veinte minutos en coche de mi casa… Aquí llega el problema, no se si volver a casa es lo que deseo ahora mismo. Tengo muy buena relación con mi familia, y además me gusta estar con ellos, pero hace muchos años que vivo en una ciudad mediana y el comenzar a acostumbrarme a vivir en un pueblo pequeño me asusta.

La única verdad de todo ésto es que tengo miedo al cambio, a no ser capaz de acostumbrarme a ésto de nuevo. Y lo más importante, me da miedo perder a la gente que me ha acompañado durante mi andadura en la ciudad, y no me refiero sólo a mis amig@s precisamente. Tengo miedo a que la distancia haga de las suyas.  Debo ser una miedica

Permalink 4 comentarios

El espectáculo debe continuar

junio 23, 2007 at 2:27 pm (Música, Sobre mí)

Supongo que en días como hoy, no queda más remedio que levantarse y volverlo a intentar, por enésima vez, aún sabiendo que tampoco servirá de nada.

Permalink 3 comentarios

Next page »