Bienvenidos a la república independiente….

enero 25, 2010 at 10:46 pm (Un poco de todo)

… de la banda magnética de las tarjetas de crédito y las colas de Ikea.

Hay que ver qué cosas nos pasan con las tarjetas de crédito… Todo por no mirar el saldo antes de ir a comprar….

El sábado pasado me fui de compras. He encontrado mi sitio para ir de compras. Nada de Gran Vía, ni Calle Santiago, ni Calle Mayor ni ninguna calle. Yo soy más de Alcobendas. Un gran centro donde tienes de todo.

Bueno, pues tenía que ir a Ikea para comprar unas historias que me había encargado mi hermana. Eran las 11 de la mañana aproximadamente cuando el árbol me dejó en la puerta de salida del gigante sueco, en su afanado intento de buscar aparcamiento.  Como sólo iba a por dos cosillas y no me iba a entretener, entré por la salida y fuí haciendo el recorrido de las flechas del suelo a la inversa. No tardé demasiado en encontrar las cosas y fui hacia las cajas. Las primeras estaban hasta la bandera y avancé un poco más para ver si las últimas estaban mejor.

Bingo. Ví una caja en la que había una pareja con un bebé y con una sonrisa triunfal me coloqué detrás de ellos. La cajera comenzó a pasar sus cosas por caja mientras yo me dedicaba a sacar la lengua a la niña y a hacerle muecas. A la hora de pagar, le dan la tarjeta a la cajera. Como eran ciudadanos del mismísimo extranjero, les pidió el pasaporte. Tres horas y media hasta que la chica lo encuentra en su megabolso.  Error.  La tarjeta no pasa. La chica mira al chico con los ojos tan abiertos que parece un dibujo animado. La cajera vuelve a pasar su tarjeta. Error de nuevo. Se ponen a hablar en Inglés. Mientras, yo también pensaba en inglés. Fuck, fuck, fuck.   Ella le dice a la cajera que “No cash”. La cajera le mira al chico y le pide otra tarjeta. El chaval  reacciona y saca una suya. Otra vez a buscar el pasaporte. Otras tres horas y cuarto mareando el bolso. Yo mientras sigo pensando en inglés. Ha habido suerte, esta sí pasa. Lo de cuando la cajera le pregunta el código postal al maromo no lo cuento….

Levanto la vista y veo salir a los que estaban detrás de mí buscando caja y se quedaron en una de las que yo me fui. Parecían tan felices…

Y al final, se cumple la teoría de un colega mío. Te pongas en la caja que te pongas, al final siempre tardarás tú más que el resto.

Anuncios

2 comentarios

  1. C-18 said,

    Qué buena teoría, una gran verdad 😉

  2. MiRiPi said,

    Y a mi?? Q me compraste a mi????

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: